Los avances de las neurociencias, los conocimientos sobre las nuevas inteligencias, la innovación pedagógica, aprender más y más … todo eso ¿para que aprendan qué nuestros hijos? ¿Un curriculum desfasado, limitado y limitante? ¿A “ser personas”? ¿a “vivir en valores”?

¿Para qué tenemos que estimular su inteligencia, sus técnicas de estudio, sus aprendizajes? ¿para estudiar durante cuatro años (o más) la célula? ¿Aprender a conjugar los verbos? ¿adquirir conocimientos aparentemente básicos de matemáticas sin saber para qué?

La escuela mata la creatividad, dice Ken Robinson (y muchos otros), el sistema está obsoleto…la ciencia avanza…cooperación, inclusión, diversificación, enseñanza-aprendizaje.

Si a la Escuela se va a aprender, ¿qué necesitan aprender nuestros hijos? ¿Aprender a aprender? A estas alturas de la vida ¿hemos de volver al concepto del niño como “tábula rasa”? ¿no saben aprender los niños?

Si antes de entrar a la escuela ya han aprendido a moverse en el espacio, hablar y comunicarse, manipular algunos objetos, llevarse la comida a la boca (si es que les hemos permitido intentarlo), que les gusta más el dulce o el salado, obedecer algunas órdenes sencillas (sin pasarnos)…

No cuento las enseñanzas de la guardería, solo lo que más o menos aprenden en casa con los padres o los abuelos o cuidadores, … y entonces los escolarizamos porque no saben aprender a aprender, aprender a ser, tener valores…(ni leer, ni escribir, contar ni calcular) y además que aprendan cuanto antes, no sé muy bien si “por lo que pudiera pasar”, porque así nos ahorramos tiempo, o para superar algún récord implícitamente marcado por la sociedad.

Aprender más “aprender a ser”

Me preocupa mucho que mis hijos vayan a la escuela a “aprender a ser”:

¿Quiere decir que “no son”, que “no saben ser”, que eso solo lo pueden aprender allí?

¿Existe en el curriculum de formación del profesorado asignaturas (créditos) sobre “cómo enseñar a ser”?

¿Debería ser una especialidad como el inglés, la educación física o la artística?

Y … ¿quién estaría capacitado para formar a profesores a “enseñar a ser”?

¡Uy¡

Debemos conocer a nuestros alumnos, los procesos de aprendizaje, las distintas inteligencias…y a la vez sabemos que cada uno es diferente e inimitable. Tal vez acabaríamos antes facilitándoles que se conocieran ellos mismos, tal vez sería más sencillo si nos conociéramos nosotros mismos.

Creo que hasta que no cambiemos algunos conceptos sobre la infancia y las capacidades eso no será posible.

¿Qué tal si somos congruentes con lo que queremos enseñar y lo aprendemos primero en nosotros?

¿Y qué tal si una vez aprendido cambiamos la Escuela?