En cada uno de nosotros esta inscrita la dinámica cósmica, y por consiguiente, deberíamos estar en condiciones de comprenderla, y regresar a los biorritmos universales que nos darán bienestar y equilibrio, permitiendo nuestro desarrollo.