Se define el “alma del lugar” a la resonancia energética que ha quedado impregnando un sitio, bien sea por los acontecimientos allí transcurridos, o por las vivencias de las personas que han acontecido en el transcurso del tiempo.